STAFF

STAFF
COLABORADOR

STAFF

STAFF
COLABORADOR

STAFF

STAFF
COLABORADOR

Bodegón fresquito

Autora: Sheila Barrera. Ganadora del Reto BODEGÓN

El juego de las palabras

Autora : Isabel Orta. Ganadora del reto QUÉ JUEGO SOY YO

Purple rain

Autora: María Iglesias. Ganadora del Reto Lluvia de ...

Pastor por un día o pastor pa toa la vida

Autora: Fátima Zoilo. Ganadora del Reto Oficios

Te estoy vigilando

Autora: Fátima Zoilo, Ganadora reto Animales

martes, 23 de abril de 2019

¡Aquí es obligado SOÑAR!







   " ¡ Buenos días, hermana/maestra... PENEKA !

     Lo intentas una y otra vez. Vuelves a comenzar el proceso con la incertidumbre de si, esta vez ( y ya van...), conseguirás captar la esencia de aquello que tus ojos no pueden ver.

     Por eso, una vez más, los cierras intentando fijar en tu cerebro, en esta ocasión utilizando tu corazón, la esencia del objeto que está ante ti y que lo hace único.

¡Esta vez si!

     Lo has conseguido cerrando tus ojos previamente y pudiste ver esa esencia con tu corazón, ese motor que te hace amar este loco e inacabable mundo de la fotografía en todas sus variantes.

     Y estarás eternamente agradecida a esos amigos que te ayudan a no rendirte y continuar en la brecha, captando ese rayito de luz que te ayuda a ser un poco más feliz. A hacer un poco más felices a los demás.

¡Aquí si está permitido fotografiar!
¡Aquí es obligado SOÑAR! " 
(Texto Manuel Orta)


                                         
                                                        " Espiral de vida" Autora: Beli



     De nuevo la magia. De nuevo el enigma. De nuevo el embrujo y la pasión. De nuevo empezar a soñar.
Con cada reto nos enfrentamos a ese mundo exterior que nos rodea y nos envuelve; y al que dormita en nuestra interior. En esta ocasión nuestra amiga Amalia nos tomó de la mano para llevarnos a ese mundo diminuto e invisible a veces; a ese mundo donde lo pequeño se hace grande; donde lo cotidiano se engrandece hasta limites insospechados.

     Y en esta ocasión, la imagen en blanco y negro de un objeto cotidiano le ha servido a la autora para reencontrarse, para abrir de nuevo las alas, para agradecer a la vida todo cuanto la vida le ha dado, le da a diario.

     Espiral de vida no es más que una metáfora de aquello que sentimos y que somos. Es la búsqueda del ser, de la esencia, del yo más intimo y más oculto a las miradas. Con su fotografía nuestra amiga Beli nos cuenta la historia de cuanto tenemos a la mano, de que no hemos de recorrer grandes caminos ni buscar localizaciones increíbles para obtener una fotografía. En nuestra casa está todo cuanto necesitamos para contar historias sencillas, sin artificios, con corazón.


      Amelia nos hizo mirar a lo diminuto, a la esencia de todo aquello cuanto nos rodea y nos arropa, y nuestra amiga María José nos sumerge con su reto al mundo de los aromas, de las especias que no solo condimentan nuestras comidas sino también nuestros sueños, nuestra creatividad. De nuevo nos toca cerrar los ojos y sentir, soñar y crear: llenar el mundo de bellas fotografías.

     ¡Ánimo fotografetes la armada de las especias nos espera !
     

     

martes, 16 de abril de 2019

MIRANDO PRIMAVERA


 Atraparé mis sueños.
Vestiré de luz las sombras.
Entre tu alma y la mía
la primavera se asoma.

Atraparé mi sueños,
con el aroma de una rosa
con el azahar que prende
el rojo en tu boca.






               " Celosía " Autora: Mª José Peñalver



     La primavera ha llegado a Fotoquinto. Se acercó despacito, sin llamadas de atención, sin grandes gestos. Abrió sus alas frente a nosotros, nos susurró al oido, nos llenó de aromas nuestros sensores, nos prendió una mantilla sobre nuestro rostro para dejar escondida nuestra mirada; esa mirada que busca, atrapa, imagina, sueña y alcanza horizontes nuevos. 

     La primavera ha llegado a Fotoquinto con aroma a incienso, a recogimiento, a tradición y costumbre. Con sones de cornetas y rasgado de alpargatas. Con globos de colores y aroma a garrapiñá.  Todo eso nos cuenta la fotografía de nuestra amiga MªJosé. Una mirada que se oculta tras la celosía. Sencillez. El rojo y el negro se toman de la mano para hablarnos de esa otra primavera que aquí, en nuestra tierra está tan arraigada, que tantos sensores alienta. 

     La fotografía de nuestra amiga vuelve a demostrarnos que la creatividad no tiene limites, que los limites viven sólo en nuestras mentes. No hay reto cerrado, complicado ,difícil tan sólo existen ganas de crear una imagen bella, compensada, contadora de historia. Porque al fin y al cabo, eso es la fotografía : atrapar el tiempo, contar historias, avivar el recuerdo y soñar, soñar que seremos eternos.

     Seguid soñando, fotografetes. Seguid contando historias. Seguid porque algún día SEREMOS ETERNOS.





lunes, 8 de abril de 2019

SIETE LLAMADAS OCULTAS




     " Me dejé llevar por mis pasos cansados. Mis pensamientos se aquietaron mientras mis pies recorrían las calles de mi ciudad. Me detuve sin detenerme. Miré sin querer mirar. Elevé mis ojos hacia lo alto, allí donde la luz muere al atardecer y nace cada mañana. Principio y fin.
     Caminé, recorrí callejuelas, rincones ocultos a la mirada de quién transita a diario aquellos lugares sin prestarle atención, sin ni siquiera detenerse un momento.
Mis pensamientos se aquietaron y entonces, apareciste tú "



     

     
     No exagero si digo que nuestra ciudad, Sevilla, es una de las ciudades más fotografiadas del mundo. ¿Qué grupo de turistas japoneses no se ha detenido frente a la Giralda? ¿Quién no se ha hecho una foto delante de la Torre del Oro? ¿Quién no ha jugado con la perspectiva forzada para ser dueños por un momento del cancerbero que mira impasible el agua caer de la fuente frente al Archivo de Indias?

     Nuestra ciudad guarda todos esos monumentos como tesoros, los muestra y los ofrece a todo aquel que pasea sus calles. Pero esta vez, nuestro reto nos hablaba de esa otra Sevilla que nadie ve y ahí está; de esos rincones ocultos a la mirada de transeúntes ajenos al mundo que le rodea. Hemos olvidado mirar, sentir, disfrutar, recrearnos con cuanto nos rodea. 

     Nuestra ciudad se oculta y se muestra; se nos ofrece serena, nos habla de su ayer árabe, romano; de sus huellas judías y cristianas. Porque Sevilla es un crisol de culturas, todas la habitan y la sienten. Todas y cada una de ellas componen este maravilloso tapiz que disfrutamos.

     Y Fotoquinto se echó a la calle, cámara en mano, buscando ese rincón, esa callejuela, ese balcón   olvidado por la mirada de los sevillanos, de los forasteros, de los turistas, de los viajeros del tiempo. Desde el Palacio de los Pinello hasta un rinconcito del mejor mozárabe de nuestra ciudad; desde la avenida de la Constitución hasta el Pumarejo. Todos y cada uno de sus rincones fueron atrapados por nuestras pupilas, por nuestros sensores ávidos de esa Sevilla oculta, diferente, olvidada siempre.

     Y allí, en la Judería donde aldabones guardan llamadas de otros tiempos, nuestra amiga Amelia se detuvo frente a una puerta que cierra el paso a las miradas indiscretas pero que nos ofrece la magia de los siete puntos que equilibran nuestros sueños, nuestras llamadas. Siete son los puntos que encontramos en esta sencilla fotografía de nuestra amiga . Magia que se muestra y se oculta. Magia que nos abre paso al otro lado, que nos ofrece quietud, serenidad, sosiego.  Una sencilla imagen que nos habla de judíos de ayer, de historias pasadas, vividas, ocultas. 


Y sí, también es Sevilla este aldabón de siete puntos.






" Llamador " Autora: Amelia Pardo

sábado, 6 de abril de 2019

MELODÍA SIN TIEMPO

    

 "Recorrí las calles. Pasos, risas y silencios me envolvían.  Todo flotaba a mi alrededor. Mi mirada iba y venía, entre mendigos y gitanas, entre niños y adolescentes que buscaban su mañana; entre amigas y transeúntes viajeros del tiempo.  Recorrí las calles "




"LA MIRADA DE UN ÁNGEL" Autora: Patri Go Bu



     Dicen que no hay dos sin tres ni tres sin cuatro... y así fue como nuestro cuarto reto llegó hasta nosotros. De la mano de Patri Go nos encontramos con una de las disciplinas más complicadas que podamos encontrarnos en la fotografía aunque siempre habrá quien discrepe y piense que no es para tanto. ¿Pero quién puede negar que atrapar una mirada es tan difícil como atrapar el agua entre las manos?

     Un retrato es acercarse hasta la orilla del mar, dejándose envolver por la brisa y el frescor del agua que rompe a nuestros pies. Es dejarse arropar por la mirada que nos acaricia o nos reta; que nos ofrece o nos niega; que nos susurra o nos grita. Porque detener el reloj que vive en nuestros ojos, en nuestro corazón , en nuestros sueños no es tarea fácil. Necesita de la calma, del sosiego, de la atención plena de todo cuanto acontece frente a nosotros. Es un trato entre tú y yo; entre aquel que nos mira y que nosotros miramos. Es acompasar las miradas construyendo una melodía sin tiempo.

     La fotografía de nuestra amiga Patri (no se muestra por pertenecer a una menor) juega con  el  blanco y negro;  el día y  la noche;  el sueño y  la vigilia. Ambas, ángel y fotógrafa han acompasado sus miradas para ofrecernos esa melodía sin tiempo que nos habla de la inocencia, de la esperanza. Porque en esta fotografía que la autora tituló " la mirada de un ángel " nos habla de un cielo que aún guarda la calma, de un mañana que aún espera ser vivido, de unos niños a los que les entregaremos un mundo para vivir, para soñar, para crecer. Nos ofrece, una melodía sin tiempo.

     Cada reto nos enfrenta a buscar fuera de nuestra zona de confort, esa a la que tanto cariño le tenemos (por no decir, miedo a abandonarla); nos hace pensar, imaginar, crear esa fotografía en nuestra mente a la que luego vamos a buscar, a dar forma. Porque al fin y al cabo, los fotógrafos somos eso, contadores de historias, de momentos. Atrapar la vida, sentirla mientras miramos por nuestro visor, hacerla realidad cuando la llevamos hasta nuestro sensor.



Dicen que no hay dos sin tres ni tres sin cuatro... 





jueves, 28 de febrero de 2019

Y ALCANCÉ LA LIBERTAD DE MI MIRADA

     Miré al otro lado. El abismo me separaba del cielo donde un rebaño de nubes pastaban libres, juguetonas, sin miedos al qué dirán, qué pensarán. Allí, frente a mi mirada, el blanco lo llenaba todo.
      
     Y de pronto, bajo mis pies comenzaron a brotar una tras otra pequeñas losas de vida, de sueños, de ilusiones. Bajo mis pies, un pequeño puente comenzó a formarse. Lo crucé y pude dejarme envolver por la suavidad de las nubes juguetonas y risueñas. Dejé atrás mis miedos y alcancé la libertad de mi mirada.

"Storm is coming" Autor: Manuel Orta

     En Fotoquinto hemos apostado fuerte por nuestros retos quincenales. No nos cabe duda de que la formación continua y el continuo enfrentarnos a la imagen es la mejor manera de ir creciendo no sólo como fotógrafos sino como personas. 

     Cuando nos llevamos el visor hasta nuestro ojo estamos creando un vínculo mágico, inexistente para el resto con ese mundo que se nos muestra y se nos ofrece. Porque hacer fotografías es buscar esa vida que se oculta a la mirada del paseador de espacios, de caminos, de veredas. El fotógrafo sin embargo va mirando desde su  interior a ese otro mundo que le rodea. Crea, recrea, siente y cuenta.

     Cuando salimos a la calle, la vida se nos muestra con su paleta de colores, de sensaciones, de emociones y somos nosotros los que atrapados en ese conjuro mágico nos convertimos en contadores de historias. 

     En la fotografía de Manuel somos capaces de percibir toda la fuerza de esa naturaleza que se va preparando para el combate. Los cielos cierran filas. El general de los ejércitos Eolo, dirige a sus súbditas las nubes para la batalla. Se presiente la lluvia. Se acerca la tormenta; pero  en un primer plano, también nos habla de  nuestra fuerza para cruzarla, para atravesarla, para llegar indemnes al otro lado, allí donde el sol espera su momento para lanzar con fuerzas sus rayos poderosos y vitales. Manuel nos lleva de la mano hasta el cielo, hasta ese lugar donde encontramos con nuestro niño interior. 

     Enhorabuena a todos cuantos participáis en nuestros retos porque sin vosotros esto no sería lo mismo. Pensar, crear y hacer una fotografía lleva su tiempo, se elabora con mimo, con mucho cariño. Mientras la cámara esté en nuestras manos nuestros ojos se convierten en faros que buscan y buscan continuamente. Nosotros no tiramos fotos, las hacemos, las mimamos, las queremos y como no, las trabajamos para alcanzar lo mejor de nosotros mismos. ENHORABUENA por contar la vida que nos rodea.

    ¡Ánimo que ya nos esperan los retratos en blanco y negro!

     

     

martes, 26 de febrero de 2019

EL MAGO DE LOS CIELOS Y LA PRINCESA QUE HABLABA CON SUS MANOS


     Érase una vez un cielo, unas nubes, unos globos de colores y un columpio olvidado. 
          Érase una vez un rincón donde llorar, donde hablar de los colores y de sueños.
           Érase una vez febrero. Érase una vez la LUZ. Érase una vez el amor pintado con retazos de                 esperanzas y  anhelos.
                   Érase una vez un mago de los cielos y una princesa que hablaba con sus manos.
                      Érase una vez un regalo envuelto entre imágenes y palabras; entre escondites y veredas.

Érase una vez...

     No, esto no es un cuento ni un  microrrelato. Tampoco es una poesía ni un ensayo. Esto es el resumen en imágenes ,como no podía ser de otro modo, y palabras de lo acontecido el día dieciocho de febrero en la Biblioteca de Montequinto. Para aquellos que no lo sepan, la biblioteca es nuestra casa, el lugar de encuentro y punto de partida de todo cuanto  acontece en nuestra asociación.

     Pues bien, el pasado lunes diociocho de febrero tuvimos una de las charlas-coloquios más enriquecedoras que hayamos tenido en nuestros cinco años de existencia. Esa tarde, el aula se quedó pequeña para escuchar, disfrutar y aprender con  las palabras de Charo Antequera y  Hani Latiff.


     Durante la primera hora Charo, psicóloga de profesión y enamorada de la fotografía como todos nosotros, nos habló de " ese otro mundo " escondido y visible a la misma vez en una imagen. Fue una charla enriquecedora, donde entendimos muchos de los porqués que a veces nos hacemos y que no habíamos sido capaces de responder hasta entonces. No hay más que mirar nuestros rostros para entender que nuestro silencio era de admiración, de deseos de seguir conociendo esos "recursos" atrapados en la imagen y que nos llevaba a entendernos y entender un poco más todo cuanto se oculta y se muestra en nuestras fotografías. Porque nuestras fotografías hablan de nosotros, de nuestro mundo interior, de cómo nos relacionamos con el otro, con ese otro mundo que  se nos niega y se nos entrega. Ella nos ayudó a entendernos un poquito más. Nos ayudó a enriquecernos para así enriquecer nuestras historias contadas en imágenes.





      Y después  nuestro amigo Hani nos llevó como en un paseo por los secretos, atajos y recovecos del Photoshop. Él que parece que no hace nada, es capaz de hacernos  sentir que somos magos como él, capaces de convertir en sueños  nuestras imágenes,  nuestros pequeños cuentos en color. 
     Hani es un cazador de cielos, un mago de la imagen. Con él te sientes capaz de transformar un hermoso caballo blanco en el más dócil y tranquilo unicornio; o sentir el ulular del viento en el trigal  a los pies de la vieja encina que sigue esperando las risas y juegos de unos niños. 
     Hani nos hizo sentir su cariño y su maestría. Él siempre está abierto a nuestras preguntas, nuestras dudas. Nos ayuda a vencer al dragón de los miedos que habita en lightroom y photoshop. 

     No, esto no es un cuento sino un pequeño resumen de lo acontecido el lunes dieciocho de febrero en nuestra casa de Fotoquinto, donde apostamos por la formación como camino de mejora continua. No sólo de click vive el fotógrafo sino de clases magistrales como las de nuestros amigos Charo Antequera y Hani Latif. Sabed que aquí tenéis vuestro rincón. Aquí en Fotoquinto os esperamos con los brazos y nuestros corazones abiertos. Aprender de los grandes como vosotros siempre es una garantía de éxito.         
G  R  A  C  I  A  S


viernes, 22 de febrero de 2019

TRES ERAN TRES

"Gotas de cristal" Autora: Patri Go

     " A veces pienso que mis fotos no valen nada... que tú llenas de maestría el encuadre mientras los míos quedan abrazados por el vacío, por mis miedos, 
por mi desconocimiento. 

    A veces pienso que no voy a mostrar mis fotografías porque son tan poquita cosa. A veces pienso... pero entonces mi corazón comienza a canturrear, a silbar acordes y sueños, luces y sombras.

     A veces pienso que mi mirada también cuenta historias atrapadas en los cielos, en gotitas de cristal que juegan a reflejarse en el río, que juegan a tres eran tres.

     A veces pienso, cierro los ojos y dejo hablar a mi corazón "




     Cada quince días nos echamos a la calle o sólo nos detenemos en ese rincón de nuestra casa que parece insignificante pero que cuando detenemos en él nuestra cámara  se convierte en un lugar maravilloso, mágico; se convierte en  nuestro rinconcito creativo y creado a nuestra mirada.

     Cada quince días dejamos por unos momentos nuestros problemas a un lado, nuestras tristezas, nuestras dudas y nos dejamos atrapar por la magia que se esconde en nuestra inseparable cámara de fotos. Eso es lo que significan nuestros retos en Fotoquinto: el momento en el que somos felices imaginando ese lugar que para los otros pasa desapercibido. 

     Cada quince días creamos en nuestro interior esa imagen, ese detalle, ese paisaje que atrape el aliento de un suspiro, que nos haga detener el tiempo de aquel que luego contemple nuestra fotografía. Detener el tiempo. Atrapar momentos. Sentir las historias que otros nos cuentan al atrapar los rayos de luz que recorren nuestros días. Eso es la fotografía. Eso es la intención que nos lleva a coger la cámara de fotos, a detener nuestra respiración durante unos segundos. Eso es lo que nos hace ser niños otra vez, jugar... crear... SENTIR.

     Cuando hace unas semanas nos propusieron el nuevo tema cada uno de nosotros comenzamos a dirigir nuestras mirada allá , lejos de nuestro mundo más cercano, o tal vez no abandonamos nuestro rinconcito querido. Jugamos de nuevo a detener la vida, a convertir un vaso en el centro de nuestro mundo, de nuestra vida secreta, que late en nuestro interior; o tal vez, unos caramelillos de cristal que atrapan el color del arcoiris. Cada reto es un encuentro con el niño que vive en nosotros, que inventa momentos, que detiene el murmullo exterior que nos distrae y nos angustia. Y así, con esa mirada de niña que descubre un rayo de sol atrapada en una gotita de cristal es como nuestra amiga Patri Go nos ha trenzado a su fotografía, nos ha hecho reflejarnos en su mirada, cristal transparente de los sueños. Porque la fotografía es eso, enamorar, atrapar, atraer, contar, sentir, vivir, soñar. 

     Enhorabuena Patri por tu fotografía, por mostrarla ante nuestros ojos. Gracias por venir a nuestra casa que ya es la tuya, por traernos tu alegría y tu forma de mirar. Cada mirada es una tesela que va conformando este mosaico hermoso que es FOTOQUINTO. Y la tuya, ha llegado cargadita de gotitas de cristal.